Las alergias en 140 caracteres (Sobre el aniversario de Twitter)

Ayer, 21 de marzo de 2016, la red social Twitter cumplió 10 años de existencia.

Fue el 21 de marzo de 2006, cuando Jack Dorsey, unos de sus fundadores (y actual consejero delegado de la compañía), publicaba el primer tuit de la historia: “Just setting up my twttr” (“Poniendo en marcha mi Twttr”). De ese modo iniciaba su andadura una red social que se planteó como una plataforma de mensajería pública con una característica hasta entonces inéditas, pero que se convirtió en su seña de identidad: la de limitar los mensajes a una extensión máxima de 140 caracteres. Sólo se permiten mensajes breves, a semejanza del trino de un pájaro, a lo que hace alusión tanto el nombre como el logotipo de la red social (Twitter, en inglés, significa gorjeo). Esa limitación obliga al emisor a un ejercicio de síntesis que permite al receptor recibir cantidades enormes de información en un periodo de tiempo breve. La posibilidad, no obstante, de incluir imágenes (incluso animadas) y  enlaces a direcciones de internet hace que las posibilidades sean ingentes. El usuario de Twitter mediante la elección de los emisores a quienes sigue, consigue seleccionar una serie de mensajes cortos que puede leer velozmente, a modo de titulares de prensa, deteniéndose a profundizar tan sólo en aquéllos que le interesen de un modo especial o susciten su curiosidad.

Si bien es cierto que todavía Twitter no ha conseguido, a pesar de sus 320 millones de usuarios activos al mes, rentabilizar su potencial (en su inicio, las aspiraciones publicitarias eran mínimas, y fue sólo más adelante cuando se buscó construir un modelo de negocio basado en la publicación de anuncios en la red), en su década de existencia se ha convertido en una herramienta utilísima de comunicación (¡cada día se publican 500 millones de tuits, en los 35 idiomas admitidos!), tanto en para uso recreativo como profesional en los más diversos ámbitos.

Por ejemplo, en el ámbito sanitario.

Existen profesionales sanitarios que emplean este medio para contactar con sus pacientes (reales o potenciales), y diversas empresas u organizaciones que utilizan Twitter como un canal más de comunicación. A veces, como uno de sus más importantes canales de comunicación.

Entre las cuentas dedicadas a la alergia, está la nuestra: Alergiayasma (@Alergologos). Hasta la fecha actual hemos emitido a través de ella más de 10.300 mensajes, y hay más de 1.100 personas o instituciones que nos honran con la deferencia de mostrarse interesadas por lo que contamos.

Independientemente de que seas profesional sanitario o no lo seas, si te interesan los temas relacionados con las alergias y el asma, te invitamos a seguirnos, y a interactuar con nosotros.

Como autocrítica, hemos de reconocer que no solemos utilizar hashtags, esas “etiquetas” precedidas por la almohadilla (#), que, según dicen, facilitan la difusión de los mensajes. En nuestro descargo diremos que, con frecuencia, los 140 caracteres se nos quedan tan cortos que, al redactar el mensaje, no nos queda espacio ni siquiera para una almohadilla (#).

Cuenta de Twitter

 

 

 

 

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn