Sorprendente mundo microscópico: La belleza de lo diminuto

Nikon Small World es el nombre de un concurso de fotografía microscópica que se celebra desde hace 41 años  y que busca destacar la belleza y complejidad de la vida tal como se ve a través del microscopio óptico. Como su propio nombre indica, está organizado por Nikon, empresa japonesa del sector de la fotografía y de la óptica fundada en 1917 que produce cámaras fotográficas, prismáticos, microscopios, e instrumentos de medición: de hecho, los premios de este concurso consisten en una cantidad de dinero que debe destinarse a la compra de dispositivos de esta marca.

Cada año, el jurado selecciona una serie de fotografías sorprendentes y, con frecuencia, hermosas.

Entre las premiadas este año 2015, nos han llamado la atención algunas de ellas por su relación directa con algunos alérgenos causantes de alergias respiratorias.

El primer premio lo ha conseguido una obra del fotógrafo australiano Ralph Claus Grimm (Queensland), que muestra el ojo de una abeja (Apis mellifera) cubierto de polen. Los granos de polen están prendidos en estructuras piliformes que emanan del propio ojo del animal: recordemos que las abejas, como otros insectos, juegan un papel importantísimo en el transporte del polen de algunas plantas de un ejemplar a otro, para permitir de ese modo la reproducción sexual de la especie:

 Polen en el ojo de la abeja

 El sexto lugar lo ocupa una obra del fotógrafo finlandés Henri Koskinen (de Helsinki), que muestra una cápsula de esporas de una especie de musgo. Los musgos son plantas avasculares (es decir, que no tienen sistema circulatorio bien desarrollado) en cuyo ciclo vital se alternan una fase de reproducción sexual y una fase de reproducción asexual. Las esporas intervienen en la segunda. Cuando las esporas maduran, se liberan y caen al suelo. Nos ha parecido interesante comentar esta fotografía para compararlas con el polen, pero la realidad es que, a diferencia de las esporas de los hongos, las de los musgos no suelen dar problemas relevantes de alergia, pues no suelen viajar grandes distancias:

esporas

Finalmente, el décimo segundo puesto ha sido para una fotografía de Rogelio Moreno Gill (de Panamá) que muestra la imagen de cuatro ácaros agolpados sobre alguna estructura del cuerpo de un insecto. Como en la primera fotografía, saber dónde están situados nos permite hacernos una idea de su diminuto tamaño:

acaros

Si quieres ver más fotografías microscópicas como éstas, puedes acceder a la página web del concurso: Nikon Small World. Y si quieres participar en el certamen del próximo año, puedes enviar obras hasta el 30 de abril: aquí están las bases (en inglés).

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn