¿Qué es el gofio? (¿Lo hay sin gluten?)

El gofio es el producto final obtenido tras haber tostado y molido diversos cereales (opcionalmente se le puede echar una pizca de sal, azúcar, o granos de linaza también tostados y molidos), y se usa en diferentes preparaciones alimenticias. Su apariencia es similar a la de la harina blanca pero con un tono más oscuro o amarillento, cuya intensidad depende, lógicamente, de su composición exacta y del grado de tueste a que haya sido sometido. Los cereales más empleados para la fabricación de gofio son trigo, cebada, centeno, maíz o mijo (millo). Estos dos últimos no contienen gluten.

Actualmente el gofio constituye uno de los alimentos más tradicionales de la gastronomía canaria, y la denominación de origen protegida “Gofio canario” está reconocida por la Comisión Europea desde febrero de este año 2014. Además de en Canarias, es un alimento muy popular en diversos países de África y América (a varios de los cuales probablemente ha llegado gracias a la emigración canaria). En Venezuela, por ejemplo, a la harina tostada de trigo se le llama gofio canario, mientras que al gofio de maíz se le llama fororo.

Lógicamente, el gofio de trigo, centeno y cebada no es apto para el consumo por personas celíacas. Por el contrario, el gofio de mijo, al igual que el de maíz, cuando son puros, al no contener gluten, son aptos para la dieta de las personas celíacas (la linaza, por su parte, tampoco representa problema, pues tampoco tiene gluten). No obstante, antes de su consumo, es muy importante asegurarse de que no contiene mezcla con otros cereales, y de que ha sido molido y envasado en molinos que no se utilizan para otros cereales, por el alto riesgo de contaminación cruzada.

Gofioescaldado

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn