Cuidado: Portar adrenalina no anula el riesgo

Dan Piraro es un humorista gráfico norteamericano cuya obra Pizarro se publica en múltiples diarios de Estados Unidos. Ocasionalmente, colabora con otro humorista, Wayno, que suele proporcionarle ideas para plasmarlas en forma de chistes.

Hoy queremos referirnos a una de esas colaboraciones, para proponer una reflexión importante sobre la anafilaxia y su tratamiento.

En 2011, Wayno, que había creado un personaje llamado Mr. Peanut (Sr. Cacahuete), un cacahuete con aspecto antropomórfico,  dibujó a éste sentado junto a una mesa pequeña, en aparente conversación con una chica: ella le cogía la mano, y él tenía aspecto compungido.

Peanut-Captionless

Wayno contó más tarde que no se le ocurría ninguna conversación que le resultara plenamente satisfactoria, de modo que decidió pedir participación a sus lectores, y les presentó el boceto como una especie de concurso: la idea más divertida sería la que se incluyera en el trabajo final.

Unos cuantos días después, había elegido una propuesta en la que la chica parecía querer romper la relación entre ambos con la siguiente frase: “No eres tú, son mis alergias” (ciertamente, una solución ingeniosa).

Piraro, no obstante, después de hacer una búsqueda en internet sobre la alergia a frutos secos, propuso a Wayno incluir alguna mención a la adrenalina en el chiste. Tras meditar esa propuesta, el resultado final se convirtió en la entrega de Bizarro correspondiente al 18 de marzo de 2011. En ella, la chica le decía al desconcertado Sr. Cacahuete: “No nos estamos separando para siempre. Sólo hasta que yo consiga recargar mi adrenalina”.

PEANUTbz-panel-03-18-11

Sin ánimo, por supuesto, de cuestionar el contenido del chiste, que no parece tener otra intención que la de provocar una sonrisa en el lector (lo cual no es poco), queremos aprovechar la circunstancia para ofrecer dos pinceladas sobre los dispositivos para autoinyección de adrenalina (o epinefrina: se trata del mismo fármaco), tan valiosos en casos de anafilaxia y a los que ya nos hemos referido en alguna entrada anterior de este blog.

En España existen varios dispositivos con adrenalina precargada (es decir, ya cargada, cargada de forma previa y lista para su inyección) disponibles, que se prescriben (siempre por un médico) a personas con un riesgo relevante de padecer una anafilaxia, para que lleven el fármaco consigo y se lo autoadministren en caso de notar el inicio de los síntomas de anafilaxia. La adrenalina, en la dosis que llevan esos dispositivos (existen para niños y para adultos), representa un remedio contra la anafilaxia que debe ser utilizado de urgencia para impedir la progresión de los síntomas o incluso revertirlos, pero que no sustituye a la necesidad de asistencia médica: aunque puede salvar la vida del enfermo, sus efectos son temporales, y, una vez que pasan, los síntomas pueden reaparecer. Por ello, la llamada a los servicios de urgencia o el traslado al hospital (lo que, en cada caso, resulte más rápido) no debe demorarse por el hecho de utilizar la adrenalina, y no debe esperarse a la reaparición de los síntomas , pues el riesgo es demasiado alto.

Pues bien, en contra de lo que sugiere el chiste que hemos analizado, estos dispositivos no son recargables: son de un solo uso, y no pueden reaprovecharse. Incluso es habitual que, una vez utilizados, quede algún remanente del fármaco en la jeringa, que ya deberá desecharse.

Pero la reflexión realmente relevante que queremos proponer a nuestros lectores es la siguiente: el hecho de portar adrenalina no anula por completo el riesgo. En caso de presentarse una anafilaxia, la adrenalina permite ganar tiempo y, como decíamos arriba, puede salvar la vida del enfermo mientras se consigue la asistencia médica, pero su disponibilidad nunca debe proporcionar sensación de invulnerabilidad: el riesgo sigue existiendo, y sigue siendo grave. La adrenalina no sustituye a la conducta de evitación del alérgeno: jugará un papel esencial si se produce un contacto inadvertido o inevitable con el alérgeno, pero no por tenerla debe, nunca, bajarse la guardia,

Por ello, aunque se le parta el corazón, la chica del chiste, que se sabe alérgica, deberá seguir evitando el contacto con el cacahuete. Lleve o no lleve adrenalina.

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn