Vacunación frente a la covid-19 en personas alérgicas

En los últimos meses, han sido ya varias las personas que han acudido a nuestra consulta con una seria preocupación sobre la posibilidad de que su condición de pacientes alérgicos pudiera contraindicar en ellos la administración de la vacuna frente a la covid-19.

Con carácter general, y salvo casos muy concretos que ahora detallaremos, no hay motivos para preocuparse en ese sentido.

Aun cuando exista el antecedente de haber tenido reacciones alérgicas graves frente a alimentos o medicamentos, no hay motivos para generalizar la evitación de la vacuna.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica, sociedad científica mayoritaria de alergólogos en España, recomienda, eso sí, que toda persona que vaya a ser vacunada frente al coronavirus SARS-CoV-2 sea vigilada por personal sanitario un tiempo determinado inmediatamente después de su administración:

  • Para la población general, la ficha técnica establece que serán 15 minutos.
  • Para los pacientes que padecen alguna enfermedad alérgica común (alergia a pólenes, otras rinoconjuntivitis, alergia a alimentos o a medicamentos, …), la recomendación es de aumentar ese periodo de tiempo a 30 minutos.
  • En el caso de pacientes que tengan antecedentes personales de alergia grave (anafilaxia), reacciones graves frente a otras vacunas, o mastocitosis, la recomendación es de aumentar ese periodo de tiempo a 45 minutos.

Como en cualquier fármaco, las reacciones que pueden tras la administración de una vacuna dependen de la composición de la misma (del principio activo y de los excipientes que incluye). En el caso concreto de las vacunas frente a la covid-19 basadas en ARNm (la de Pfizer y la de Moderna), contienen como excipiente Polietilenglicol, y, además, la de Moderna contiene Trometamol. La alergia a estos excipientes es extremadamente infrecuente, pero, en caso de tener ese diagnóstico (alergia a Trometamol, Polietilenglicol u otros polisorbatos), sí es recomendable evitar estas vacunas. Exceptuando, entonces, los casos de personas que tengan diagnosticada una alergia a alguno de los componentes de esta vacuna, o que hayan presentado una reacción grave con la primera dosis de la misma, la vacuna frente a la covid-19 no tiene más contraindicaciones en los pacientes alérgicos que en la población general.

No es necesario, por tanto, ni siquiera hacer de forma sistemática un estudio alergológico previo a la administración de la vacuna a personas con historial de enfermedades alérgicas diferentes, aunque se trate de personas que hayan tenido reacciones graves con alimentos o medicamentos. Y tampoco el asma bronquial bien controlada supone una contraindicación para recibir esta vacuna, independientemente de cuáles sean los medicamentos que se estén utilizando para controlarla.

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn