Solsticio de Verano: Luna llena tras la nube de polen

Hoy es el día más largo del año. Es el momento del año en que el Sol, en su movimiento aparente (en realidad, es la Tierra la que se mueve), pasa por uno de los puntos de la eclíptica más alejados del ecuador. Se trata del Solsticio (del latín solstitium -sol sistere-, “Sol quieto”) de Verano, y marca el fin de la primavera y el inicio oficial del verano en el Hemisferio Norte.

La NASA (National Aeronautics and Space Administration o Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio: la agencia del gobierno estadounidense responsable del programa espacial civil, así como de la investigación aeronáutica y aeroespacial) ha publicado esta hermosa fotografía (cuyo autor es Max Alexander) que muestra el amanecer del día de hoy (el amanecer del solsticio de verano) en el monumento de Stonehenge (Stonehenge es un monumento megalítico situado cerca de Amesbury, en Inglaterra, que data de finales del neolítico, en torno al siglo XX a.C.;  en el solsticio de verano, el Sol sale justo atravesando el eje de la construcción, lo que hace suponer que sus constructores tenían conocimientos de astronomía):

StonehengeSun_alexander_4200

Puesto que se trata del día más largo del año, coincide, necesariamente, con la noche más corta del año. Esta noche, además, tendremos Luna llena. Aunque ese fenómeno no tenga especial relevancia desde un punto de vista meteorológico, la coincidencia del solsticio con la Luna llena es realmente rara y no ocurría desde 1948: ¡hay que remontarse casi 70 años atrás para encontrar la coincidencia que tendrá lugar hoy!.

Y este año está resultando, también, especialmente complicado para las personas con alergia primaveral. La polinización de muchas plantas se ha retrasado, y, terminando ya la primavera, sin embargo el cielo sigue plagado de polen de algunas de las especies más alergénicas: nos referimos al olivo y a las gramíneas. En los últimos días se han seguido registrando niveles altos de polen de olivo y gramíneas en la atmósfera de la Costa del Sol, sobre todo cuando soplaron vientos de componente norte. Según la información proporcionada por el Departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Málaga y la Red Andaluza de Aerobiología, las concentraciones de polen de gramíneas han subido de manera significativa recientemente, habiéndose registrado durante algunos días niveles superiores a los 200 granos por metro cúbico de aire; los niveles de polen de olivo, por su parte, han comenzado a descender, pero aún se han mantenido en niveles altos durante los días de poniente y terral (vientos del interior de la provincia).

Habrá que tener un poco más de paciencia.

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn