Sin noticias del tigre: No encuentran el mosquito Aedes albopictus en el Guadalhorce

Durante las últimas semanas, vecinos de la zona de Málaga ubicada en la cercanía de la desembocadura del Guadalhorce (y muy especialmente los vecinos de la urbanización Guadalmar) había manifestado su preocupación por la posible presencia de una colonia (o más) de mosquito tigre (Aedes albopictus) cerca de sus viviendas.

El mosquito tigre, de mayor tamaño que el mosquito común, es más agresivo, pica a cualquier hora del día o de la noche (mientras que el mosquito común tiene predilección por la noche), y su probóscide puede incluso atravesar ciertos tejidos y prendas de ropa, por lo que puede picar en zonas cubiertas.

Las proteínas presentes en la saliva del mosquito tigre, esas proteínas que inyecta en la sangre de su víctima, tienen carácter alergénico, es decir, pueden dar lugar a una alergia. También ocurre en el caso del mosquito común (es lo que conocemos, en uno u otro caso, como síndrome de skeeter), pero, como hemos visto, el mosquito tigre presenta la característica de ser más agresivo y picar con más facilidad.

Además, el Aedes albopictus puede transmitir diversas enfermedades, como el dengue, el chikungunya o el Zika (las tres son enfermedades víricas).

Agobiados y alarmados por los motivos descritos, los vecinos de la zona han estado insistentemente pidiendo intervenciones a las autoridades municipales y a las autoridades sanitarias.

Como consecuencia de ello, la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Málaga han recurrido al Servicio de Control de Mosquitos de la Diputación Provincial de Huelva.

¿Por qué tiene Huelva un servicio de control de mosquitos al que otras provincias, como Málaga, piden ayuda?

La provincia de Huelva tiene en torno a 150 km de litoral de suave relieve, arenoso y formando playas, y es destino de vacaciones habitual de turistas procedentes del interior de la provincia y de las provincias vecinas (en realidad, cada vez vienen más y de más lejos), que duplican durante el verano el número de habitantes de los municipios de su costa.

Esta línea de costa se encuentra interrumpida por la desembocadura de cuatro ríos, al amparo de los cuales se desarrollan marismas de naturaleza fluviomarina dependientes de la dinámica de las mareas (las mareas, en Huelva, no son como en el Mediterráneo: ¡aquéllo es Atlántico, y allí se notan!).  Y muchos de los núcleos urbanos de mayor atractivo turístico se emplazan en la desembocadura de los ríos y, por tanto, en estrecho contacto con las marismas asociadas.

¿Recuerdas las fascinantes imágenes aéreas de las marismas sevillanas del Guadalquivir que presentaba la película La Isla Mínima, de Alberto Rodríguez (inspiradas por el trabajo de los fotógrafos Atín Aya y Héctor Garrido), cuyo director de fotografía, Álex Catalán, obtuvo el premio a la mejor fotografía en la XXIX edición de los premios Goya? Imagina lo cómodos que pueden sentirse los mosquitos en un hábitat como ese.

Marismas-islaminima3-800x335

Fotograma de la película La Isla Mínima (2014).

Así que en 1987 se creó el Servicio de Control de Mosquitos, dependiente de la Diputación Provincial de Huelva.

Dos expertos del mencionado servicio se han desplazado a Málaga, han estudiado la zona, y, según han comunicado, no han encontrado evidencias del mosquito tigre, y sí de la especie llamada Aedes caspius, un tipo de mosquito de una amplia distribución y muy común en toda la cuenca mediterránea que no resulta tan peligroso. En el entorno de la desembocadura del río hay numerosas zonas con potencialidad para la cría de esta especie, cuya presencia va ligada a factores ambientales claves como la inundación de zonas propicias para la cría y las elevadas temperaturas, y las lluvias abundantes del pasado mes de mayo contribuyeron a crear un hábitat propicio. Los técnicos de la Diputación de Huelva han acordado en regresar de nuevo en otoño para hacer un seguimiento de la zona.

Que no hayan encontrado colonias del mosquito tigre es muy buena noticia, y no solamente para las personas con síndrome de skeeter, sino para todos.

 

 

 

 

 

 

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn