¿Qué son las células presentadoras de antígeno?

Las células presentadoras de antígeno son un grupo diverso de células del sistema inmunitario cuya función consiste en captar, procesar y, como su nombre indica, presentar moléculas antigénicas sobre sus propias membranas de superficie para que aquéllas sean reconocidas por otras células, en especial por linfocitos T.

Las células que pueden comportarse como presentadoras de antígenos son múltiples: macrófagos, células dendríticas del sistema inmune, linfocitos B, células endoteliales (que son las que recubren los vasos sanguíneos por dentro), o células epiteliales del timo, entre otras.

Estas células tienen la capacidad de captar el antígeno e introducirlo en su interior (proceso que recibe el nombre de endocitosis), procesarlo (modificarlo de diversas formas, ya sea eliminando algunas de sus partes, uniéndolo a proteínas propias de la célula presentadora, …) y presentarlo posteriormente en su superficie. Cuando este antígeno (generalmente una proteína, o un péptido) aparece en la membrana externa de la célula presentadora, lo hace unido a una molécula de la misma. Estas moléculas pertenecen a un grupo que recibe el nombre de Complejo Mayor de Histocompatibilidad (abreviadamente, CMH, o MHC por sus siglas en inglés). Una célula individual cuenta en su superficie con moléculas MHC que pueden presentar más de 10.000 proteínas distintas.

El resultado de la interacción entre una célula presentadora de antígeno (que ofrece el antígeno unido a una molécula MHC propia) y un linfocito T supone la activación de este último y su implicación en la respuesta inmunitaria contra ese antígeno en cuestión.

Los receptores del linfocito T reconocen el complejo formado por el antígeno unido a la molécula MHC de la célula presentadora. Ese reconocimiento específico se ha comparado muchas veces con el acoplamiento entre una llave y una cerradura, una imagen metafórica que permite entender la complementariedad entre el receptor del linfocito T, por un lado, y el complejo formado por el antígeno y la molécula MHC por el otro.

En los últimos meses circula por algunas redes sociales una imagen humorística, cuyo autor no hemos podido identificar, que, si bien es mucho menos fiel a la realidad que la metáfora de la llave y la cerradura, es lo suficientemente simpática como para hacer que difícilmente se nos olvide el concepto de célula presentadora de antígeno:

celula-presentadora

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn