Padres, profesores y sistema sanitario: Todos a una para proteger a los niños alérgicos en el colegio

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) reclama la implantación en los colegios de protocolos de asistencia urgente a niños alérgicos que están expuestos a riesgos de sufrir reacciones anafilácticas graves que pongan en peligro su vida. Para conseguirlo, han puesto en marcha una campaña de recogida de firmas en la plataforma Change.org.

Esta sociedad científica propone tomar como modelo el programa Alerta Escolar, instaurado en Galicia desde 2007 y en Baleares desde 2014, y que incluye el registro de estos niños en los servicios de emergencias y la formación del personal educativo. “Es una manera de que estos médicos tengan el historial completo del menor y, al mismo tiempo, el profesor la formación necesaria para saber cómo actuar. Así ganamos en eficacia y rapidez en la asistencia, que en estos casos es primordial y puede salvar vidas”: así se pronuncia Mercedes Escarrer, del Grupo de Trabajo de Educación Sanitaria de la SEICAP e impulsora de esta iniciativa en Baleares. Con el mencionado registro de estos niños en los servicios de emergencia, si un alumno sufre algún tipo de reacción los profesores contactan con el 061 o el 112, indican qué le pasa y los facultativos de emergencias dan instrucciones de qué hacer. Además, el programa implica la formación del personal educativo de infantil, primaria, secundaria y educación especial, en centros públicos, privados o concertados, en primeros auxilios, así como en conocimientos básicos sobre qué es la anafilaxia, cómo reconocerla y cómo administrar la adrenalina.

La SEICAP plantea la conveniencia de implantar este programa, o programas similares, en los centros educativos de todas las Comunidades Autónomas.

La idea nos parece adecuada, y la apoyamos. No obstante, también queremos destacar que los padres o tutores del niño alérgico deben jugar un papel imprescindible en estos programas, ya que ellos son quienes tienen la posibilidad (y la responsabilidad) de mantener actualizada la información médica relativa a la enfermedad de su hijo, proporcionando con diligencia a los profesores los informes médicos que puedan recoger cambios sustanciales en las circunstancias que afectan a aquél, ya que el conocimiento de tales circunstancias por parte de quienes están asumiendo el cuidado del niño puede resultar determinante para una actuación rápida en caso de crisis.

 school-1431023733ug0e2

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn