La noche más larga (Sobre el Solsticio de Invierno).

La pasada noche ha sido la más larga del año en el hemisferio norte. En ella ha tenido lugar el solsticio de invierno, concretamente a las 5:48 horas (hora peninsular española) del día 22 de diciembre: el segundo solsticio del año, que marca (cuando el Sol alcanza su menor altura aparente) el inicio del invierno (insistimos, en el hemisferio norte, pues recordemos que en el hemisferio sur ocurre exactamente al contrario: ellos acaban de iniciar el verano).

El hecho de que los solsticios no ocurran siempre en la misma fecha y a la misma hora cada año es  que el periodo orbital terrestre no coincide exactamente con la duración del año: lleva algo más de 365 días (365,2425 días) realizar un giro completo alrededor del Sol, lo cual se compensa, en parte, mediante la introducción de los años bisiestos (uno de cada cuatro, y 2016 lo es).

Empezamos, pues, el invierno.

Existen pólenes característicos del invierno: se trata de los pólenes de plantas que precisamente polinizan en esta época. Entre ellas están las arizónicas o cupresáceas, que  comienzan su polinización en el mes de diciembre y alcanzan sus máximas concentraciones en enero y febrero. Se trata de una polinización anemófila (por el aire) que condiciona una alergia respiratoria prevalente en nuestro medio. Además, las temperaturas relativamente cálidas para la época que estamos teniendo este año podrían propiciar una polinización más intensa de estas plantas: un riesgo adicional para las personas sensibles también digno de tener en cuenta.

 night

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn