La contaminación cruzada en medicamentos.

Cualquier medicamento puede tener efectos indeseables. Por ello, una máxima ampliamente aceptada por los médicos es que, en medicina, “lo que no está indicado, esta contraindicado”:  es decir, si un medicamento no resulta adecuado para el tratamiento del trastorno de salud que padece el paciente, debe evitarse.  Ese es uno de los problemas de la automedicación.

Hace dos días, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios ha emitido una alerta por la que da a conocer que se ha detectado una potencial contaminación cruzada de un lote de comprimidos del medicamento Ventolín con trazas de digoxina, y como medida cautelar ha decidido retirar del mercado todo el lote del medicamento y devolverlo al laboratorio.

Ventolín es una de las marcas comerciales con las que se encuentra en el mercado español el fármaco Salbutamol, que es un broncodilatador perteneciente al grupo de los llamados agonistas adrenérgicos Beta-2. Tiene un efecto rápido y se utiliza para alivio de la obstrucción bronquial en el asma y otras enfermedades. Lo más habitual es emplearlo por vía inhalada (de hecho, la prensa española, al recoger la noticia, ha incluido imágenes de dispositivos para inhalación, a veces sin aclarar nada), pero también puede encontrarse en comprimidos para administración oral. El lote al que hace referencia la alerta que nos ocupa es un lote de cajas de 30 comprimidos de Ventolín, con 4 miligramos del fármaco en cada uno de ellos.

La digoxina, por su parte, es un medicamento que resulta muy útil en el tratamiento de algunas insuficiencias cardiacas y en algunos trastornos del ritmo cardiaco. Aunque es un fármaco extraordinariamente útil, la digoxina puede tener diversos efectos indeseables, generalmente por efecto tóxico, lo cual implica que son dependientes de la dosis. Cuando se administra, hay que tener precaución para evitar la llamada “intoxicación digitálica”, pues en ella pueden aparecer arritmias cardiacas graves.

Otro de los efectos secundarios (éste, por el contrario, rarísimo) descrito en relación con el consumo de digoxina es un trastorno de la visión de los colores llamado xantopsia, que afectaría sobre todo al amarillo y el verde. Hay autores que han propuesto que el llamado Periodo Amarillo en la obra del pintor Vincent van Gogh podría tener cierta relación con el consumo, por su parte, de fármacos de esta familia prescritos por su médico, el Dr. Paul Gatchet, aunque la realidad es que no existe ninguna certeza de que van Gogh tomara este tipo de medicamentos de este tipo, una elucubración a la que se ha llegado por el hecho de que en el retrato que le hizo a su médico éste aparece sosteniendo un racimo de la planta de cuyas hojas se extrae la digoxina (en la imagen, la primera versión de este retrato, que data de 1890). Nos ha parecido una anécdota curiosa, y hemos querido traerla a colación (a pesar de que, insistimos, no es más que una hipótesis), pero queremos recordar que la xantopsia por digoxina es rarísima.

image

Cuando definimos la Contaminación cruzada en la Alergopedia, dijimos que se trata del proceso por el cual una sustancia (allí hablábamos de alimentos; ahora nos referimos a medicamentos) se contamina involuntariamente con otra ajena a la primera y generalmente nociva para la salud.

Generalmente, la cantidad contaminante es tan pequeña (se habla de trazas, como en este caso que nos ocupa) que puede resultar preocupante para quienes sean alérgicos o intolerantes a la misma, pero que las trazas de un medicamento puedan causar problemas de intoxicación es mucho menos probable.

No obstante, como decíamos arriba, en Medicina lo que no está indicado está, por definición, contraindicado, por lo que la retirada del lote, ante la mera sospecha de contaminación, es una medida razonable.

Lo cual no quiere decir que, si has estado tomando Ventolín de 4 mg por vía oral tengas que alarmarte o preocuparte, pues, salvo casos de alergia a la digoxina, sería excepcional que pudiera haber producido efectos indeseables relevantes. Tan sólo consulta con tu médico antes de seguir tomándolo, para asegurarte de que no se trata del lote en cuestión. Y si en lugar de por vía oral lo estás tomando por vía inhalada… entonces esta alerta no te afecta personalmente.

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn