La adicción inconfesable de Mary Jane Watson.

Mary Jane Watson es un personaje de ficción de la editorial norteamericana de cómics Marvel Comics Group, conocida por series como Los Vengadores, los X-Men o Spider-man. Concretamente, Mary Jane Watson fue durante muchos años la esposa de Peter Parker, la identidad secreta de Spider-man.

A principios de la década de los 90 del siglo pasado, los guionistas de la serie Spider-man idearon una trama para desarrollar como argumento secundario, según la cual Mary Jane comenzó a fumar, retomando un hábito que había abandonado al finalizar su etapa del instituto.

El tabaquismo de Mary Jane se planteó como un drama: era una fuente continua de conflicto con su marido, quien no lo aceptaba (a pesar de no haberse caracterizado nunca, precisamente, por su intolerancia), y la propia Mary Jane lo vivía como una situación vergonzante hasta el punto de hacerlo siempre a escondidas.

A los lectores españoles que en aquellos años seguíamos las aventuras de Spider-man nos parecía una exageración desconcertante el dramatismo con que se abordaba el problema. Aquí faltaban todavía algunos años para la aparición de las leyes que prohibían fumar en establecimientos públicos y lugares de trabajo, y culturalmente el tabaquismo todavía no había adquirido las connotaciones negativas que hoy tiene para una parte importante de la población. Probablemente, sin embargo, en los Estados Unidos nos llevaban ya cierta ventaja en este sentido, pues resultaba evidente que la subtrama en cuestión se había introducido en la serie para enfrentar al protagonista a un problema serio que le esperaba cada día cuando regresara a casa tras luchar a muerte con sus poderosos enemigos.

Recientemente se ha publicado en la revista Preventive Medicine Reports un trabajo realizado en Canadá que asegura que los jóvenes fumadores suelen tener un sentimiento de culpa o vergüenza como consecuencia de su hábito al tabaquismo, y que este sentimiento puede servir para que muchos de ellos recurran al ejercicio físico para compensarlo e incluso decidan dejar de fumar. La percepción personal y social del tabaquismo ha cambiado en las últimas décadas. La población es cada vez más consciente del daño que el tabaco causa al propio fumador y a quienes, sin serlo, inhalan el humo que aquél libera al ambiente. Las estadísticas muestran un menor consumo de tabaco entre la población joven en comparación con hace unas décadas. De hecho, las cifras constatan que actualmente no más del 25 por ciento de los adolescentes son fumadores, frente al 40 por ciento de 1987. Entre las múltiples causas, los expertos señalan que el tabaquismo tiene hoy peor imagen que entonces. Hoy casi resulta difícil aceptar que hubo un tiempo en que el hábito de consumir tabaco tenía cierto glamour, y que se asociaba con formas de vida o rasgos de personalidad que resultaban atractivos a los jóvenes.

 Probablemente, hoy, a los lectores españoles no nos resultaría tan chocante que Mary Jane Watson, la esposa de Spider-man, se avergonzara de ser fumadora.

 1114392-mary_jane_watson
Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn