El Alérgeno del Mes: La Gentamicina

La Gentamicina es un antibiótico perteneciente al grupo de los llamados Aminoglucósidos, disponibles y utilizados contra diversas bacterias desde 1940. No obstante su eficacia, como inconveniente importante para su empleo está el hecho de que su administración sistémica (por vía general) puede determinar efectos adversos como, fundamentalmente, nefrotoxicidad y ototoxicidad, es decir, toxicidad para el riñón y para el oído, lo cual ha llevado a restringir su administración por vía oral o parenteral a circunstancias muy concretas. Sin embargo, su utilización en formulación tópica (preparados para administración local) es muy frecuente, ya sea en crema para infecciones cutáneas cuando se sospecha, anticipa o confirma la presencia de ­infecciones bacterianas sensibles a este antibiótico; en gotas óticas para tratar infecciones del conducto auditivo externo, o en solución oftálmica para infecciones oculares (conjuntivitis, queratitis, querato­conjuntivitis, blefaritis, blefaroconjuntivitis, meibomitis aguda y dacriocistitis), pues en esta forma de administración no existe el riesgo de toxicidad antes mencionado.

gentamicina

Se estima que la incidencia de reacciones cutáneas tras la administración de aminoglucósidos por vía intravenosa oscila entre un 1-2 %. En el caso concreto de la gentamicina, se han descrito reacciones cutáneas de gravedad variable, desde simples reacciones exantemáticas (con cambio de coloración de la piel) hasta reacciones más graves, de carácter ampolloso.

También se han descrito reacciones de fotosensibilidad con este fármaco, estimándose su incidencia en menos del 1 % de los pacientes tratados.

La gentamicina puede ser también responsable de una reacción de contacto local tras su aplicación tópica, ya sea en la piel, en mucosas como la del conducto auditivo externo, o en conjuntivas oculares por el uso de colirios.

Resulta también conocida la reactividad cruzada de gentamicina con otros aminoglucósidos, como la neomicina (se ha comprobado que hasta la mitad de pacientes con dermatitis de contacto a neomicina presentan también reacción a gentamicina) o la tobramicina.

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn