Contaminación ambiental: Un informe de la OMS analiza la exposición mundial y las enfermedades asociadas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha dado a conocer los resultados de un nuevo estudio titulado “Contaminación del aire ambiente: evaluación mundial de la exposición y la carga de morbilidad”.  Entre otras cosas, este estudio, presentado ayer martes en Ginebra, muestra el preocupante dato de que el 92 por ciento de las personas en el mundo respiran aire exterior que está contaminado por encima de los niveles considerados aceptables según las directrices de  la OMS. Es decir, más de 9 de cada 10 personas respiran aire de mala calidad.

La OMS ha llegado a estas conclusiones tras analizar una serie de mapas interactivos en los que se han analizado las exposiciones a la contaminación del aire en cada región y en superficies de 10 kilómetros por 10 kilómetros. Este nuevo modelo contiene los datos sanitarios más detallados que la OMS haya comunicado nunca respecto de la contaminación del aire de exteriores (o aire ambiente) por país, sobre la base de datos procedentes de más de 3000 ubicaciones (estudiadas entre 2008 y 2015), tanto rurales como urbanas.

Las principales fuentes de contaminación del aire incluyen formas ineficientes de transporte, combustibles domésticos y la quema de residuos, así como plantas de energía alimentadas con carbón o actividades industriales. No obstante, la calidad del aire también puede estar influenciada por factores naturales como las tormentas de polvo, que afectan especialmente en las regiones cercanas a los desiertos. Y todas esas fuentes de contaminación que deterioran el aire respirable generan riesgos para la salud a la mayoría de los seres humanos en todo el mundo. Como podría resultar previsible, las poblaciones más afectadas son las más vulnerables, como niños y ancianos.

Cerca de 3 millones de muertes cada año podrían atribuirse a la contaminación ambiental. Según la OMS, casi el 90% de estas muertes relacionadas con la polución se producen en países con ingresos medios y bajos, y dos de cada tres ocurren en las regiones de Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental.

Parece, incluso, que en los países desarrollados está disminuyendo un poco la contaminación ambiental respecto a los años precedentes, pero en contrapartida está aumentando en otros países menos desarrollados. Uno de los posibles factores que podrían explicar ésto es el hecho de la deslocalización de industrias y actividades contaminantes, pues con frecuencia las grandes empresas de los países desarrollados las ubican en otros países donde los costes (incluyendo los que podría generar la adopción de medidas exigidas por los gobiernos para evitar la contaminación o las posibles multas por no haberla evitado) son menores.

Si quieres acceder a la galería de mapas del Observatorio de Salud Global de la OMS (con textos en inglés), pulsa sobre la imagen:

pollution-map-310

Compártelo Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn