Archivo por meses: junio 2017

¿De qué hablamos cuando hablamos de alergia… estacional?

La alergia estacional es una alergia cuyas manifestaciones aparecen en un periodo de tiempo concreto, constante año tras año, generalmente una estación del año (de ahí su nombre). Lo habitual al hablar de alergia estacional es que nos estemos refiriendo a una alergia primaveral (de la que hablamos el mes pasado en esta misma sección), pues es lo más frecuente. Suele ser una alergia respiratoria producida por pólenes, es decir, una polinosis, ya que la presencia de los restantes alérgenos no está, de forma natural, tan limitada a una estación concreta.

No obstante, es importante señalar que los términos “alergia estacional” y “alergia primaveral” no son sinónimos, pues hay pólenes que están presentes en el ambiente en otras estaciones diferentes de la primavera: por ejemplo, la alergia al polen de cupresáceas es una alergia típica de invierno, ya que la floración del ciprés comienza en pleno invierno y sus mayores niveles de polen suelen alcanzarse en los meses de enero y febrero. La alergia al polen de cupresáceas es, entonces, una alergia estacional, pero no es una alergia primaveral, sino una alergia de invierno (precisamente por tal motivo, las manifestaciones clínicas de esta alergia pueden confundirse fácilmente con un resfriado común).

(La fotografía, un Cupressus macrocarpa,  es obra de Margaret Anne Clarke).

El alérgeno del mes: Alergia a cocaína

Hoy sabemos que muchos cuadros etiquetados como secundarios a toxicidad producida por drogas de abuso son en realidad debidos a una reacción por hipersensibilidad alérgica. Desconocemos, sin embargo, cuál es la prevalencia de sensibilización en las personas consumidoras de estas drogas, y si existen factores predisponentes que deban ser tomados en consideración.
Por tales motivos, nos ha parecido interesante el Trabajo de Fin de Grado de Clara Mora Gómez, realizado este año para acceder al Grado en Medicina y tutorizado por la Dra. Alicia Armentia Medina, alergóloga, presidenta de la Sociedad Castellana y Leonesa de Alergología e Inmunología Clínica (SCLAIC) y Jefa Servicio de Alergia del Hospital Universitario Río Hortega (Valladolid). El trabajo en cuestión lleva por título “Alergia a Cocaína. Importancia Social”, y se plantea como objetivo fundamental valorar la prevalencia dehipersensibilidad alérgica mediada por Inmunoglobulina E (IgE) a cocaína en población consumidora y en población alérgica (atendida por causas diversas en el servicio de Alergología del Hospital referido).
El trabajo encuentra que la detección de IgE específica frente a cocaína por métodos in vivo (prick test) o in vitro (detección del anticuerpo en laboratorio mediante técnica de enzimoinmunoanálisis) tienen una alta sensibilidad (95,61% y 92,7% respectivamente) y especificidad (92,3% y 98,8%) tomando como patrón oro la provocación positiva y las reacciones más graves (anafilaxia), por lo que se trata de pruebas con alto rendimiento diagnóstico para el diagnóstico de hipersensibilidad a esta droga. Un aspecto interesante es el hecho de que la prevalencia de sensibilización entre no consumidores resultó mayor en las personas que habían presentado una reacción alérgica a anestésicos locales derivados de la cocaína, así como en los sanitarios que manejan tales fármacos.
El trabajo de la Dra. Mora está disponible íntegramente en internet, en la página web de la Universidad de Valladolid.  Puede accederse al mismo pulsando la fotografía (que muestra la planta de coca, y cuyo autor firma como Sten):