Archivo por meses: julio 2016

El alérgeno del mes: La leche de cabra

Con motivo de haber conocido la aparición en algunos medios de comunicación de una información diciendo que la leche de cabra puede ser una alternativa para los niños alérgicos a proteínas de leche de vaca, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEICAP) ha informado de forma expresa este mes que está contraindicada la leche de cabra o productos derivados de la misma para la alimentación de niños alérgicos a la leche de vaca debido a que ambas leches comparten muchas proteínas, y el consumo de leche de cabra por parte de personas alérgicas a la leche de vaca puede provocar reacciones alérgicas que pueden llegar a ser de extrema gravedad.

En efecto, existen múltiples proteínas diferentes en la leche de vaca, más de 40, y cualquiera de ellas puede ser la responsable de la alergia, si bien no todas, por supuesto, tienen la misma relevancia desde el punto de vista epidemiológico: los alérgenos predominantes en la leche (los más frecuentemente responsables de la alergia) son las caseínas, la beta-lactoglobulina y la alfa-lactoalbúmina. La leche de otros mamíferos contiene proteínas con estructuras y propiedades biológicas similares a las de la leche de vaca, y, por tanto, puede producir reacciones cruzadas. La homología de proteínas es muy alta con la leche de oveja y de cabra (80-90 %): de hecho, cuantificadas en conjunto, la leche de cabra y la leche de oveja tienen incluso más cantidad (proporcionalmente, medida en gramos por litro) de esas proteínas alergénicas mencionadas arriba que la leche de vaca. El siguiente cuadro, tomado del trabajo Aspectos nutricionales de la leche de cabra y sus variaciones en el proceso agroindustrial, de Chacón Villalobos (publicado en Agronomía Mesoamericana en 2005), muestra una comparación de la composición de esta leche con la de vaca y la humana:

lechecabra

Es por eso que la mayoría de los pacientes con alergia a las proteínas de la leche de vaca tampoco toleran estos tipos de leche: en el caso concreto de la leche de cabra, nada menos que un 92 % de los pacientes con alergia a las proteínas de la leche de vaca no la toleran.

Por ello, es aconsejable evitar esta leche y sus derivados (como el queso de cabra) si se padece alergia a las proteínas de la leche de vaca.  De hecho, así lo vienen advirtiendo reiteradamente las sociedades científicas como la SEICAP en sus documentos de posicionamiento y en sus guías clínicas.

Si quieres conocer con detalle la composición de la leche de cabra, pulsa sobre la imagen (se trata del cuadro Ordeñando la cabra, del artista griego Nikolaos Vokos):

leche cabra cuadro

 

¿Qué es la Agencia Europea de Medicamentos, y por qué la queremos en Málaga?

La Agencia Europea de Medicamentos (AEM) es un organismo de la Unión Europea que tiene como principal responsabilidad la protección y promoción de la salud pública y animal, mediante la evaluación y supervisión de los medicamentos de uso humano y veterinario.

La seguridad de los medicamentos es una de las características que la Agencia controla constantemente, sirviéndose para ello de una red de farmacovigilancia. La AEM adopta las medidas oportunas cuando los informes sobre efectos adversos del medicamento indican cambios en el equilibrio beneficio/riesgo de un medicamento.

La Agencia también participa activamente en la promoción de la innovación y la investigación en la industria farmacéutica: proporciona asesoramiento científico y asistencia a empresas farmacéuticas en la elaboración de protocolos con vistas al desarrollo de nuevos medicamentos, y publica directrices para controlar los requisitos de comprobación de la calidad, la seguridad y la eficacia.

Cunado un medicamento (de uso humano o veterinario) es aprobado por la Agencia, puede solicitar autorización para su comercialización en la Unión Europea, ya sea en uno o varios países (de forma descentralizada, mediante el procedimiento que recibe el nombre de autorización o procedimiento nacional) o, de forma centralizada, en todos ellos. La AEM es responsable de la evaluación científica de las solicitudes europeas de autorización de comercialización de medicamentos cuando se presentan por el procedimiento centralizado: cuando se utiliza el procedimiento centralizado, las empresas presentan a la AEM una única solicitud de autorización de comercialización.

Todos los medicamentos para uso humano y veterinario derivados de la biotecnología y otros procesos de alta tecnología deberán ser aprobados mediante el procedimiento centralizado. Lo mismo se aplica a todos los medicamentos de uso humano destinados al tratamiento del VIH/sida, cáncer, diabetes o enfermedades neurodegenerativas y para todos los medicamentos huérfanos destinados al tratamiento de enfermedades raras. Para aquellos medicamentos que no pertenezcan a una de las categorías arriba mencionadas, las empresas farmacéuticas podrán presentar a la AEM una solicitud de autorización por el procedimiento centralizado, siempre que el medicamento en cuestión suponga una innovación terapéutica, científica o técnica importante, o que resulte de interés en cualquier otro sentido para la salud humana o animal.

Actualmente, la Agencia Europea de Medicamentos, que se creó en 1985 y tiene en torno a 800 empleados, está ubicada en Londres. Como consecuencia de la decisión de abandonar la Unión Europea adoptada en referendum por el Reino Unido (Brexit) el pasado 23 de junio de 2016, resulta razonable buscar otra sede para la Agencia:  si finalmente el Reino Unido abandona la Unión Europea, no tiene sentido que instituciones de la Unión estén en su territorio.

Por ello, diversas ciudades se están postulando ya para acoger esta institución. Entre ellas, está Málaga.

Aunque el Gobierno central (en funciones), a través de declaraciones de la vicepresidenta en funciones, se manifestó a favor de que fuera Barcelona, Málaga reúne condiciones idóneas para ser la sede de la Agencia: Málaga (que, con más de medio millón de habitantes, es, desde la década de los ochenta, la ciudad española más poblada que no es capital autonómica y nunca ha sido sede de ninguna institución comunitaria) tiene instituciones adecuadas para acogerla, está excelentemente comunicada (por tierra, mar y aire), y, como declaró recientemente el Presidente del Colegio Oficial de Médicos de esta provincia, el alto nivel de sus profesionales sanitarios garantizaría con solvencia las necesidades que en este sentido la Agencia pudiera generar.

Es por eso que diversas instituciones relacionadas con la ciencia y la sanidad ya se han pronunciado en el sentido de apoyar al Ayuntamiento de Málaga en esta candidatura: el mencionado Colegio Oficial de Médicos de Málaga, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Málaga y la Academia Malagueña de Ciencias.

La imagen con que cerramos esta entrada ha sido diseñada y divulgada por el Colegio de Médicos de Málaga, que se está mostrando activo en el apoyo a esta reivindicación, por asumir que conseguirlo supondría para Málaga “un enorme potencial de imagen, economía y conocimiento”:

AEM