Archivo por meses: septiembre 2015

El alérgeno del mes: El cromo como alérgeno de contacto.

El pasado mes de mayo entró en vigor una modificación del Reglamento para Registro, Autorización y Restricción de Sustancias Químicas de la Unión Europea (que, lógicamente, resulta de aplicación en España) que incluye “la prohibición de la comercialización de artículos que contengan cuero con un contenido de cromo hexavalente (Cr VI) igual o superior a 3 mg/kg”.

En cumplimiento de su función de vigilancia del cumplimiento de la normativa, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) ha retirado o impedido la importación de diversos modelos de calzado de distintas marcas que contenían niveles de Cr VI mayores de lo permitido. Aunque la prohibición es más restrictiva desde mayo, también con anterioridad a esa fecha se detectaban artículos que no cumplían los requisitos necesarios para ser utilizados con garantías de seguridad. Según la organización no gubernamental FACUA-Consumidores en Acción, desde el inicio del presente año han sido 66 los modelos de zapatos afectados, pertenecientes a 19 marcas diferentes. Si tienes curiosidad, puedes ver el listado completo pulsando sobre la imagen que aparece al final de esta entrada.

Los compuestos de cromo hexavalente pueden formarse en el cuero por oxidación de los compuestos de cromo trivalente (Cr III) que se añaden en algunos procesos de curtido para aumentar la estabilidad del cuero. Y el cromo hexavalente puede ser tóxico, además de que puede resultar sensibilizante y producir problemas de alergia: de ahí su prohibición por encima de determinado nivel.

La toxicidad del cromo hexavalente está relacionada con una posible acción carcinogénica para los humanos (es decir, puede producir cáncer: los principales órganos afectados por su carcinogenidad son los pulmones y los senos nasales), y también con un efecto nocivo en el embarazo: se ha constatado que puede provocar abortos, alteraciones en el desarrollo del esqueleto y del sistema reproductivo del feto y bajo peso al nacer.

La principal vía de exposición de la población general a cromo es por consumo de alimentos y agua con altas concentraciones de dicho elemento, aunque también puede ingresar al organismo por inhalación de aire contaminado con partículas de cromo.

En su estado trivalente (Cr III), el cromo se encuentra de forma natural en múltiples alimentos (carne, marisco, huevos, algunos cereales, frutas, verduras, …) y resulta esencial, en pequeñas cantidades, para el buen mantenimiento de la salud. Pero, por otra parte, se puede liberar al aire, suelo o agua en su forma hexavalente (que es la realmente tóxica) debido a su empleo en diversas actividades industriales (como, precisamente, la industria de curtido de cuero, entre otras: textil, metalurgia, …), y por combustión de combustibles fósiles (gas natural, petróleo y carbón), madera o papel). Como consecuencia de esta liberación, pueden contaminarse productos destinados a la alimentación humana. Y, respecto a la inhalación de aire contaminado con partículas de cromo, ocurre sobre todo en el ámbito ocupacional, fundamentalmente en trabajadores de industrias metalúrgicas y de curtido.

En lo referente a su comportamiento como causante de alergia, hemos de decir que no se trata de una alergia mediada por IgE: el cromo es un metal pesado, y no una proteína, y el mecanismo por el cual puede producir sensibilización (y síntomas de alergia en exposiciones posteriores) es un mecanismo que no depende de la acción de la IgE. Se trata de una forma de alergia que llamamos “mediada por células“,  por la implicación de los linfocitos T. Esta alergia mediada por células se suele manifestar como dermatitis alérgica de contacto (generalmente, la consecuencia es un eczema, de mayor o menor intensidad). El cromo es, entonces, un alérgeno de contacto. Precisamente estas alergias de contacto, aunque a veces también pueden deberse a proteínas (como el látex), están más frecuentemente producidas por elementos de bajo peso molecular que no son proteínas, tales como el cromo, el níquel o el cobalto.

Para su diagnóstico no sirven las pruebas en prick (intraepidérmicas) que se suelen hacer en la cara ventral del antebrazo: este otro tipo de alergia se diagnostica, una vez alcanzada la sospecha en la entrevista y exploración realizadas al paciente, por la prueba del parche (patch-test), que requiere mantener en contacto con la piel durante 48 horas un parche impregnado con la sustancia.

Aunque existe un tratamiento sintomático para aliviar los síntomas una vez producidos, resulta fundamental, como en otros tipos de alergia, evitar el contacto con la sustancia que causa problemas. Por eso es tan importante hacer un adecuado diagnóstico, e identificar la causa.

El cromo se encuentra presente en forma de sales (como dicromato potásico) en artículos de cuero (cuando han sido tratados o teñidos con cromo, lo cual ocurre en la mayoría de los casos), en el cemento mojado (el cemento seco no tiene peligro), en tintes textiles (sobre todo los de color verde caqui), las cenizas de madera, cerillas, los productos con baños de cromo (como pulseras, hebillas de zapatos o de cinturón, …), arcilla húmeda, pegamentos, productos de papelería y oficina (como tinta de imprenta, tintas de las almohadillas para sellos de goma, …), anticongelantes, anticorrosivos, ceras para abrillantado (de zapatos, de parqué, …), abrillantadores de muebles, betunes, detergentes, …

Al tratarse de un problema relacionado con el contacto directo con la piel, habitualmente la evitación es posible (lo cual no siempre puede decirse en lo referente a las alergias respiratorias), si se consiguen identificar los productos o elementos en los que está presente. Para ello, viene bien saber que los términos cromito, cromato, dicromato potásico, entre otros, hacen referencia a sales de cromo, por lo que deben evitarse cuando se padece alergia a este metal.

 shoes-1414756139s92u0

Construyendo alternativas: Eventos organizados por y/o para personas celíacas y alérgicas a alimentos

Esta semana se ha presentado cargada de eventos y actividades para el colectivo de personas con celiaquía o alergias alimentarias.

Hace unos días hablábamos del I Encuentro de Blogueros Gastronómicos Sin Gluten que se celebrará mañana 27 en Robledondo, un pueblecito de la Sierra Oeste de Madrid. Las plazas para ese Encuentro ya están cubiertas, pero, coincidiendo con la fecha de su celebración, sus organizadores han promovido una sucesión de reuniones, que tendrán lugar durante el fin de semna, para disfrutar de la gastronomía madrileña sin gluten en distintos establecimientos de restauración y hostelería que se caracterizan por cuidar especialmente su oferta para personas celíacas:

image

Casualmente, también mañana, en diversos puntos de la geografía española, se celebrarán de forma simultánea diversos encuentros de personas alérgicas a alimentos y celíacas, ya sea en entornos urbanos o en forma de picnic en espacios naturales, con implicación de diversas asociaciones de pacientes. En el caso concreto de Andalucía, la Asociación Andaluza de Alergia a Alimentos (AVANZAX), que apoya la iniciativa (cuyo lema es “Porque los alérgicos también comemos fuera de casa”), colabora en los encuentros que se celebrarán en las provincias de Cádiz, Córdoba, Sevilla, Málaga y Almería, aunque también tendrán lugar otros, tanto en Andalucía como fuera de ella. Si quieres tener información detallada sobre las convocatorias, pulsa sobre el cartel elaborado por AVANZAX:

Picnic

También hemos sabido recientemente que la Asociación de Celíacos de Málaga (ACEMA) ha firmado un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de la ciudad malagueña de Ronda y el Área de Gestión Sanitaria Serranía de Ronda, para la realización de actividades conjuntas encaminadas a mejorar el control sobre establecimientos de restauración y comedores escolares y con el objeto de crear la red “Ronda sin gluten“, en la misma línea que iniciativas de las que ya hemos hablado previamente en este blog, como “Málaga sin Gluten” y “Fuengirola sin Gluten“.

Para ello, entre las tres instituciones implicadas, llevarán a cabo una serie de actuaciones, como una campaña informativa para fomentar la inclusión de los establecimientos en la red, el desarrollo de un programa de control y seguimiento de los establecimientos que estén acogidos, así como de los comedores escolares que sirvan menús sin gluten o adaptados a otro tipo de intolerancias o alergias alimenticias, y mantener jornadas de formación con periodicidad.

Ronda es una ciudad situada en el noroeste de la provincia de Málaga, ubicada entre tres parques naturales: Grazalema, Sierra de las Nieves y Alcornocales. De las ciudades malagueñas del interior de la provincia (las que no participan del litoral costero), Ronda es la segunda más poblada, después de Antequera. Se asienta sobre una meseta que está cortada por un profundo tajo excavado por el río Guadelevín (el famosísimo “Tajo de Ronda“), al que asoman los edificios de su centro histórico: esta impresionante panorámica (que puede verse en la fotografía adjunta, tomada por Wolfgang Moroder), unida a los diversos monumentos que posee, la riqueza natural de su entorno, su cercanía a la Costa del Sol, y su historia (la Guerra de Independencia Española tras la invasión napoleónica, por ejemplo, se vivió con especial fragor en la ciudad y su serranía, alcanzando en esa época y en la posterior un importante protagonismo los bandoleros, que encontraban en el paisaje irregular de la zona refugios idóneos además de múltiples ocasiones para practicar emboscadas) le confieren un gran atractivo turístico.

Tanto los residentes como los visitantes de la ciudad podrán beneficiarse del desarrollo de la red “Ronda sin gluten“.

Todas las iniciativas recogidas aquí van a permitir reforzar la imagen del colectivo de personas con celiaquía o alergias alimentarias en general, potenciar su asociacionismo y contribuir a la mejora de sus condiciones y su calidad de vida. Todo suma.

Suele decirse que “un grano no hace granero, pero ayuda a su compañero” (caramba, utilizar un refrán sobre granos cuando hablamos de celiaquía no deja de encerrar una cierta ironía).

Puente_Nuevo_bridge_in_Ronda_Spain